Un poeta oculto

Por Federico Varela Pérez

El escritor y periodista argentino Belisario Sangiorgio publicó recientemente dos poemarios que describen detalladamente cómo son los días, cargados de amor y dolor, en los barrios marginales y periféricos de la ciudad de Buenos Aires. Más allá de estas obras recientes, el autor también escribió tres libros de investigación periodística y una novela.

Sobre su vínculo con la literatura, y puntualmente con la poesía, recordó en un reportaje con mibarrio.blog: “Comencé a escribir cuando tenía 15 años. Solía distraerme durante las clases de la escuela. En algunas hojas de mis carpetas de física y matemática inicié un proceso creativo que aún no se detiene”. 

-Tus poesías relatan con una estructura única -y tal vez muy dolorosa- la vida en algunas zonas de Argentina. ¿Por qué tus textos son tan fuertes y expresivos?

-Los textos que escribo son un vago reflejo de la vida que me ha tocado disfrutar y llorar. Llevan la carga de las situaciones que presencié, que sufrí, que narré. Por mi trabajo como cronista, como periodista especializado en casos judiciales, recorrí todo el país. Y publiqué crónicas e investigaciones desde diferentes ciudades. Sin embargo, los formatos periodísticos no ceden ni una sola línea a muchas de las palabras que quiero pronunciar. Tal vez, ese es el motivo. Tal vez, escribo poesías crudas y violentas porque el verso es el único espacio narrativo que puede tolerar la realidad sin eufemismos, las descripciones puras, las ideas concretas.

-¿Cómo son tus procesos literarios creativos? ¿En qué momento escribís poesías?

-Escribo en pequeños lapsos temporales, que están marcados profundamente por diferentes sensaciones de certeza. Por ejemplo, recientemente transité un periodo de tres años en los que no escribí absolutamente ningún texto, más allá de mis obligaciones formales como periodista. ¿Cómo explicarlo de una forma sencilla? Yo escribo y publico investigaciones y denuncias en los medios de comunicación porque los periodistas deben controlar a los poderosos, deben defender la democracia, la libertad de expresión y la libertad de los lectores para acceder a la información. Quien no cumpla con estas premisas, no es periodista. Y cumplir esas premisas es un trabajo realmente muy difícil. Entonces, cuando tengo la certeza, cuando en lo más hondo de mi alma siento que ese trabajo marcha bien….entonces puedo tomarme algunas noches para escribir poesía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Los periodistas deben controlar a los poderosos, deben defender la democracia, la libertad de expresión y la libertad de los lectores para acceder a la información. Quien no cumpla con estas premisas, no es periodista. En todo caso, pueden considerarse simples narradores

-En estos momentos que mencionabas anteriormente, esos instantes en los que producís poesía libremente….¿escribís con objetivos? ¿Te sentís obligado -en algún punto- a dejar un mensaje, o enseñanza concreta?

-Claro que sí. Pasé la mitad de mi infancia en pueblos campesinos, y la otra mitad en ciudades portuarias y petroleras; ciudades muy violentas. No puedo concebir la escritura sin un legítimo apego a la denuncia. Tal vez, en algunos pasajes de mi literatura, esas denuncias son sutiles. Pero, también son palpables. Indefectiblemente, yo estoy obligado a recordar mis errores en cada uno de los textos. No por deseo. Sino que, en este caso, el objetivo del pensamiento forzado sobre el pasado es claro: quiero evitar que otras personas tropiecen con los señuelos que el capitalismo ofrece a los jóvenes de los barrios para que arruinen sus vidas. El mensaje, por lo general, es muy simple: “Amarás a Dios con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo”. Si yo no transmitiera esta idea en mis textos sería, directamente, un estúpido.

-¿Por qué nunca publicaste tus libros con editoriales? 

-Porque más de treinta editoriales rechazaron los manuscritos de mis siete libros. Entonces, en un determinado momento, dejé de perder tiempo, y comencé a editarlos y difundirlos. Pienso que, en definitiva, este camino alternativo e independiente, (enmarcado exclusivamente en proyectos digitales), puede ser realmente conducente. Y tengo una idea completamente opuesta sobre el tradicional y desvalorizado sendero del mercado editorial convencional…

a-beechtown-times-bestseller-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s