Precio de feria

Las Ferias Itinerantes de Abastecimiento Barrial (FIAB) funcionan desde 1990 con el objetivo de ofrecer “productos de la canasta familiar en la mayor cantidad de consumidores, y alimentos de buena calidad, con variedad y a precios económicos¨, según describe el portal del Gobierno de la Ciudad; aunque fueron reglamentadas recién en 2014 mediante la Ley 5122.

Las FIAB cubren todo el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante una red de doce Ferias itinerantes que atienden en sesenta y cinco barrios, de martes a domingo, entre las 8 y las 14 horas. El Programa cuenta con amplia difusión y apoyo en aplicaciones móviles gratuitas para consultar lugares, precios y productos en oferta. Estas apps cuentan también con una lista de cuarenta alimentos y productos seleccionados ¨con precios acordados¨, en las que el vecino puede hacer su lista de compras antes de visitarlas.

El contexto actual podría impactar en estas ferias por la distorsión de precios relativos y salarios por la inflación acumulada en los últimos diez años

feria 1

Por el momento, las ferias se sustentan con la demanda de los vecinos que pueden ir y volver a pie con sus compras.

Las FIAB cubren todo el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante una red de doce Ferias itinerantes que atienden en sesenta y cinco barrios, de martes a domingo, entre las 8 y las 14 horas. El Programa  cuenta con amplia difusión y apoyo de aplicaciones móviles gratuitas para consultar lugares, precios y productos en oferta. Estas apps cuentan también con una lista de cuarenta alimentos y productos seleccionados ¨con precios acordados¨, en las que el vecino puede hacer su lista de compras antes de visitarlas.

Para analizar su funcionamiento actual, un cronista recorrió la FIAB 23 en la plaza Vicuña Mackenna del barrio de Saavedra. Los datos recolectados evidencian que las ferias tienen aspectos para mejorar, y que -por el momento- se sustentan con la demanda de los vecinos que pueden ir y volver a pie con sus compras.

feria 2

Se encuestaron 27 consumidores y 6 vendedores. De los 27 consumidores, 26 viven muy cerca, no más de 5 cuadras, y sólo uno dijo que vivía a unas 15 cuadras. Para llegar hasta allí se transportó en su vehículo, que estacionó a 100 metros de la feria.

El 59% de las personas encuestadas está constituido por mujeres, el 29% por varones y el 12% por parejas. En relación a la edad cabe destacar que el 11% tiene entre 20 y 30 años, el 29%  más de 30 y el 46% más de 40. En el 14% restante están incluidas las personas mayores de 60.

Los consumidores dijeron que asisten a la feria por ¨precio¨ y ¨cercanía¨. Sin embargo, los vecinos que tienen más de 40 años dijeron que únicamente priorizan la distancia porque no reconocen diferencias entre los precios de la feria y los precios de comercios de la zona.

Alimentos y precios

En cuanto a los vegetales, carnes y pescados, los vecinos destacaron la “calidad”, entendida principalmente por la ¨frescura¨ de los alimentos y el ¨fraccionamiento acorde a las necesidades de la semana¨ .

En relación a los precios, la conclusión más relevante -luego de comparar la oferta de pescados y quesos de la Feria en relación al Supermercado Coto de la zona- es que las Ferias tienen mejores precios en los productos que venden por kilogramo, y peores precios en los que venden por paquetes cerrados o de marcas. Las diferencias pueden llegar hasta un 30%, por ejemplo, en quesos. Por su parte, Coto hace ofertas puntuales que mejoran por mucho el precio de la feria: el salmón rosado en la Feria se paga $390 el kilo y en Coto $ 311 por kilo.

En ninguno de los puestos relevados de la feria se entrega ticket o factura fiscal, y los mejores precios encuentran justificación en dos aspectos. Puede ser porque el vendedor compra directo al productor, o también porque tiene varios puestos en más de una feria.

mayep160712fiab14-0770

Uno de estos vendedores, en diálogo con mibarrio.blog, mencionó que están en Chacarita, Puerto Madero y Saavedra, ¨y en todos al mismo precio¨. A su vez, los comerciantes que no tienen eficiencia en costos, utilizan la estrategia de fraccionamiento, lo cual es oportuno para compras semanales.

Por último, cabe destacar que la experiencia social entre consumidores, vecinos y vendedores -así como el entorno abierto y verde de las plazas- es un enorme valor intangible de las ferias. Sin embargo, el universo de esta experiencia se restringe a los que viven muy cerca y pueden pagar solo en efectivo y sin factura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s